El pelaje del Bombay es corto, muy pegado al cuerpo y brillante. Prácticamente no hay pelusa. Es de textura satinada, y de color únicamente negro.
Los ojos son grandes, redondos, bien separados, brillantes, vivos, de color que va del cobre al dorado, frecuentemente cobrizos. Es un perfecto animal de compañía que se adapta rápidamente a lugares poco espaciosos.
El Bombay es una de las razas más modernas hoy en día y te podemos anticipar que se trata de un minino muy cariñoso y encantador. Está muy extendida la falsa creencia de que los gatos son ariscos y caprichosos por naturaleza, pero esta raza en especial es muy juguetona y alegre. Tenerlo como mascota ofrece numerosas virtudes ya que, además de ser un gato agradable y complaciente, su tamaño, la tersura de su pelo y su fidelidad, le convierten en un animal de compañía diferente y con mucha personalidad.
El nombre de Bombay fue tomado en honor al leopardo negro, felino salvaje de gran similitud con este gato doméstico, cuyo hábitat natural es la ciudad hindú de Bombay.
Cuenta la leyenda que los gatos negros están ligados a la brujería y, por esta razón, son símbolo de mala suerte. A pesar de todo, el Bombay no entra dentro de este círculo de supersticiones, ya que se trata de una raza reciente que las brujas de antaño no tuvieron el placer de conocer. El aspecto que más destaca en él son sus grandes y redondos ojos que combinados con su color cobrizo, se convierten en muy brillantes y vivaces.
No se concibe esta raza de otro color que no sea el negro azabache, ni siquiera tiene la posibilidad de tener manchas de color. Su pelo es muy suave y agradable al tacto debido a su corto tamaño y a que se trata de un pelaje muy fino, sin rizos y pegado al cuerpo. La brillantez que desprende su manto suele ser comparada con el color negro charol.
Se caracteriza por tener una cabeza con forma redondeada y una frente abombada. Además, tiene una nariz muy corta y un hocico ancho y mediano. Dispone de unos maxilares muy potentes y de un mentón firme y ovalado. Las orejas son anchas en la base, de tamaño mediano y con una punta un poco pulida. Su fisonomía parece demostrarnos que es un gato en constante alerta.
Por otro lado, su cola tiene una longitud mediana, recta y gruesa, aunque se va afinando conforme llega al final. Sus extremidades están muy bien proporcionadas con respecto al cuerpo. Su gran fortaleza se debe a un pecho muy bien desarrollado y a una osamenta grande y maciza.
gato de Bombay, ya que se trata de un animal al que la soledad no le gusta nada. Es muy sociable y juguetón, y su mayor preocupación es alegrar en todo momento a la gente que le rodea y sentirse querido.
Estamos hablando del Gato Bombay muy seguro de sí mismo, que tiende a ser muy curioso y buen cazador.

Fuente del texto: http://www.rincondelgato.com/gatos/Gato_Bombay.php